Cecilia Bengolea

La Danza de la Esponja, 2019
Video instalación y performance en La Rural


Cecilia Bengolea concibe La Danza de la Esponja –video instalación y performance site-specific para el espacio de La Rural– como una plataforma de exploración donde danzas urbanas, en este caso el Dancehall, es objeto y sujeto al mismo tiempo.

La coreografía de Bengolea, en colaboración con las bailarinas y coreógrafas de Dancehall Kissy y Happy Feet, gira en torno a la intersección de lo sagrado y lo profano, creando una nueva jerga corpórea a partir de la interpolación de cuerpos, luz, video y animación.

En diálogo con la historia de la Pista Central de la Sociedad Rural Argentina como un lugar de congregación política, Bengolea recrea una nueva comunidad a través de la presencia de cuerpos en movimientos, a su vez mediatizados en video y proyección.

Trascendiendo los límites tradicionales de la puesta en escena, la obra existe como un loop de activaciones en las tribunas de la Rural, que actúan como la memoria, el archivo y una propuesta para el futuro, una danza de cuerpos híbridos que transitan entre lo espiritual y lo físico.



La práctica de Cecilia Bengolea se centra en las formas de danza antropológica y urbana y su relación con la naturaleza, los elementos y la figuración.

Ella percibe la danza y la performance como una escultura animada y se congratula de que estas formas le permitan convertirse en objeto y sujeto al mismo tiempo. Estudió Filosofía e Historia del Arte en la Universidad de Buenos Aires y siguió la maestría coreográfica Ex.e.r.c.e. por Mathilde Monnier en Montpellier.


5.jpg

Las video instalaciones y actuaciones de Bengolea se han exhibido en el Centro Pompidou (2010 y 2016); Bienal de Gwangju (2014); Bienal de Lyon (2015); Los tanques y Tade Modern (2015); Faena Art Center, Buenos Aires (2015 y 2017); Palais de Tokio (2015 y 2018); Fig-2 25/50 en ICA, Londres (2015); Noche de Arte, ICA Londres (2015); Tokyo Spiral Hall, Biennale de Sao Paulo (2016); Hayward Gallery London (2016); Dia Art Foundation (mayo 2017); The Infinite Mix, Elevation 1049, Gstaad (2017); Fiorucci Art Trust, Stromboli, Dhaka Art Summit (2018), TBA21, Venecia (2018) y EAT (2019). Bengolea ha colaborado con François Chaignaud desde 2005. Sus piezas colaborativas Pâquerette (2005-2008) y Sylphides (2009) ganaron el Premio de la Crítica de París y el Premio Joven Artista en la Bienal de Gwangju en 2014. También ha creado piezas para el Ballet de Lyon (2013), el Ballet de Lorraine (2014) y Pina Bausch Tanztheater Wuppertal (2015).